12 ago. 2011

GRACIELA BORGES DEFENDIÓ A SU HIJO DE LAS AGRESIONES DE SU EX MUJER



La actriz Graciela Borges salió a defender a su hijo Juan Cruz Bordeu en la demanda que le inició la modelo Consuelo Lough Perdomo.

“Ese matrimonio nunca debía haber sido. Ella se llevó hasta el jabón de lavar y nadie le dijo nada”, sostuvo Borges.

El miércoles pasado, la modelo Consuelo Lough Perdomo le inició la demanda de divorcio al actor Juan Cruz Bordeu, el hijo y único heredero de Graciela Borges, que hace tiempo formó otra pareja con la que convive y lo ha convertido en padre.

El contenido del divorcio es tremendo, en los que la todavía esposa de Juan Cruz sostiene cosas muy duras, que se tramitan en el Juzgado Civil Nº 102 con el patrocinio de la doctora María Ponessa.

Leé todo lo que dijo Graciela Borges.




Consuelo exige trabar embargo sobre los bienes, propiedades y dinero de Bordeu, argumentando que fue una mujer golpeada y maltratada. Según consta en la presentación, el hijo de Graciela Borges, según Consuelo, la obligó a dormir en camas separadas y la encerraba bajo llave en su dormitorio matrimonial para evitar que ella tuviese sexo con él.

También expresa que no tuvieron relaciones la noche de su boda y que desde octubre de 2007 hasta agosto de 2009 sólo tuvieron relaciones sexuales cinco veces.

Lo cierto es que esta tarde Graciela Borges rompió el silencio en “Intrusos” y se refirió a este verdadero escándalo familiar.

“Ayer a la noche me llama un chico de Crónica. Ustedes saben que tengo un muy buen trato con la prensa. La primera cosa que se me ocurre es todo lo que la quiero a Consuelo. Yo digo: ¿Recién ahora se le ocurre hacer este juicio? Hay cosas inexactas que dice. No hay que defender a Juan. Para mí siempre será una linda chica que estará en nuestra vida”, comentó la talentosa actriz.

Luego, Borges dejó en claro que su hijo no es ningún golpeador: “Lo de la sexualidad y todas las pavadas que se puedan decir no me interesa. Hay algo que mi hijo no es: No es golpeador”.

Y cerró categórica: “Es imperdonable que ella diga tantas mentiras. Se acordó un poco tarde de las cosas esta chica. Ese matrimonio nunca debía haber sido. Ella se llevó hasta el jabón de lavar y nadie le dijo nada”.

Fuente: Primicias Ya.