5 ago. 2011

"MIENTRAS HAYA FARÁNDULA, NOSOTROS VAMOS A TENER VIDA"



Dice Luis Ventura, que es figura en "Intrusos", en América, y director de la revista "Paparazzi". El periodista se presentó el miércoles con su espectáculo "Venturísimo", en City Center de Rosario junto a su hijo Facundo, Charly G y el transformista Gustavo Moro.

La exposición pública de la vida privada y el reciente video porno de Silvina Luna con su novio fueron temas ineludibles a la hora de dialogar con un especialista en el universo chimentero.

Click en 'Leer Más' para leer la entrevista.



—¿Siempre da tela para cortar los chimentos del espectáculo?
—Y, mirá, esto es como poner en tela de juicio que en algún momento la noticia va a salir de moda, o va a dejar de interesar. El noticiero siempre va a existir, porque querés saber qué pasó con el equipo de tus amores, con el hecho policial de la jornada, a ver si sube el dólar o baja el euro, la noticia siempre va a tener vigencia. Bueno, mientras haya farándula, mientras haya actores, vamos a tener vida nosotros.

—¿Cuando hay temas que rozan el mal gusto o se habla de enfermedades, evaluás si abordás o no una información, por más que sea noticia?
—A mí los límites me hinchan un poco, todos me preguntan si yo tengo límites o no. Creo que uno tiene cosas que rechaza naturalmente, que le caen simpáticas, cosas que quiere y que no quiere. A lo mejor una misma situación, una misma historia, con alguien que vos querés o es un amigo tuyo tiene una resolución, y con alguien que te genera rechazo le das otra resolución. Coincido con vos, dentro de lo que puedo trato de evitar el tema salud, pero hay cosas que a mí no me asustan. La palabra cáncer y la palabra sida no me asustan, en tanto y en cuanto se eche luz con información exacta de lo que está pasando y yo pueda dejar un mensaje de cómo se deben tratar este tipo de casos.

—¿No te parece que los límites cada vez se estiran mas? Creo que lo sucedido con el caso de Silvina Luna es más que un reflejo de eso.
—Silvina Luna se expone a jugar ese tipo de situación en un lugar abierto, a plena luz del día, la podía haber visto un gaucho, un pájaro, todos los pasajeros de un avión, un tipo volando en un helicóptero o alguien que pasara casualmente por ahí. Ella se expone a eso, y después alguien lo graba, ella o su novio, y después lo suben a la web.

—El tema es quién lo sube.
—¿Qué culpas tenemos los que recibimos ese material? Pasamos de ser elementos neutros dentro de una historia a ser protagonistas y encima verdugos. Lo único que falta, ella hace la historia con el novio y la culpa la tengo yo o vos, es una cosa por lo menos risueña. Ahora, yo digo, no tiene nada de malo que alguien tenga sexo con su novio en una montaña, si no hay nada pecaminoso, pero ¿para qué lo graban si no querían que se viera?

—¿Hasta qué punto este tipo de exposiciones les conviene a los protagonistas de un video?
—Si yo quiero pensar mal, si vamos a las últimas experiencias vividas, como el video de Wanda (Nara) o lo que pasó con Juanita (Viale), en definitiva terminó redundando a nivel comercial y profesional de manera positiva. Entonces, ¿por qué no para alguien que tiene sexo con su pareja al aire libre? ¿Cómo hago yo para no desconfiar de Silvina y no pensar que fue ella la que promovió eso por un minuto de fama, aunque ponga un amparo, abogados y haga toda la movida?

—¿Todo vale para obtener fama a cualquier precio?
—Para algunos sí, a ver, yo, por ejemplo, tengo algunas cosas que no haría, pero no sé si es el código o la manera de otros, por eso tenemos algunas diferencias los (periodistas) rojos y los amarillos.

—¿Y ahora por qué surgió esta costumbre de ventilar cuánto cobran por sexo?
—Yo, a lo largo de más de 30 años en la profesión, lo he venido escuchando, y me decían "éste es un exagerado, éste está mintiendo", bueno, esto demuestra que lo que se difunde no llega ni a la mitad de todo lo que uno escucha.

—Sí, son rumores que..
—¡No, qué rumores, testimonios! Si tengo que sacar un porcentaje, yo digo apenas un treinta por ciento de lo que realmente pasa. Lo que hoy no lo doy, mañana puede ser. Y te puedo asegurar que tengo muchas bombas guardadas.

Un resbalón
“Silvina ya tuvo un resbalón. Cuando promovió la foto con Fernando Gago en su momento, después alegremente me llamaba para que le mande una fotógrafa, queriendo vender las fotos junto a Iván Noble, porque decía que ellos no querían dar la nota, entonces, digo, ¿por qué no voy a dudar de ella”, dijo Luis Ventura.

Fuente: La Capital.