29 nov. 2011

SOFOVICH HECHÓ LUZ SOBRE SU RELACIÓN CON JORGE RIAL

"Entre medio de nosotros 2 hay un Otello"


Gerardo Sofovich pasó por AM, el ciclo de Verónica Lozano y Leo Montero, y no dejó tema candente por tocar. Uno de los más jugosos estuvo dedicado a Jorge Rial, otrora su "hermano" y ahora feroz crítico. "Mi relación con Jorge es extrañísima. Él decía que yo era su hermano mayor, el abuelo de sus hijas. Estuve obligado 3 o 4 años a pasar la Nochebuena y el fin de año con ellos porque me consideraban familia. Y de golpe y porrazo, se terminó. Sigo sin entender qué pasó", dijo Sofovich.

"Si quiere que lo niegue, pero yo digo la verdad. Después de eso, nos encontramos un día en en la fiesta de los personajes del año de Gente, hace 4 años más o menos, yo estaba charlando con (Guillermo) Francella y de repente me agarran de atrás, me dan un abrazo. Era Jorge, y me dijo que me extrañaba. Francella nos dejó solos y charlamos. Le dije que me llamara, pero no lo hizo", relató el productor.

"Un día me llamó por teléfono y me dijo "te extraño". Hubo un par de llamados, quedamos en ir a comer y me dijo que sí. Pero ese día me llamó a las 3 de la tarde y me dijo: "No estoy preparado todavía". Esa fue la última vez que hablamos. A partir de ahí, la cosa fue alevosa", destacó.

Enterate todo lo que dijo y a quien acusa de que su relación no haya retornado.



Gerardo continuó hablando: "Yo lo consideraba un amigo. ¿Por qué no lo llamo? Hubo cosas muy feas en el medio". Sobre las posiblidades de una reconciliación en el futuro, se mostró casi enigmático: "No sé, creo que en el medio de nosotros dos hay un "Otello" (queriendo dar a entender que alguien está celoso). Es la única explicación que le encuentro". Cuando cayó el nombre de Luis Ventura como ese misterioso sujeto en el medio, sin negarlo, Gerardo sólo atinó a sonreír.

El productor, por caso, también habló de la "ingratitud" de Flor de la V hacia su persona. La actriz había declarado en una nota que el 80% de lo que hacía con Sofovich era de su creación, pero Gerardo fue duro en la respuesta: "Me parece una grosería intelectual y una ingratitud feroz. Creo que todos conocen la historia y que empezó conmigo. Durante cinco años me tuve que aguantar que me cuestionaran que ponía a un travesti en calle Corrientes. Hoy la relación es nula, me alegro que le vaya bien pero sigo pensando que (ella) es es un proyecto mío".

Fuente: Diario Popular.