29 mar. 2012

El conflicto entre Cacho Castaña y Graciela Pal


La actriz de "Dulce amor" se quejó de la negativa de Cacho Castaña a seducir a su personaje."Pobre Rosa, se quedó sin historia", dijo.

Si algo le faltaba a Dulce amor (Telefe, de lunes a viernes a las 23) para ser uno de los éxitos de rating del año, era una polémica. Y la polémica estalló por el lado más inesperado. Cacho Castaña, que tiene una participación especial en la telenovela como Vicente, padre de Marcos (Sebastián Estevanez), no quiso hacer una escena que involucraba a Rosa, el personaje que encarna Graciela Pal. Y a ella no le gustó esa actitud. El viernes publicó el siguiente texto en su muro de Facebook: Que te pasó Cachito, genio, único, maravilloso. .!!! Rosa se quedó en bolas... para ella tu presencia y la historia en común, era bárbara... pobre Rosa... quedó sin historia... de todas formas ella y yo te seguimos admirando. . con amor y admiración. . Graciela Pal.

Ese texto generó muestras de solidaridad en las redes sociales, incluyendo el apoyo de actores como Rita Terranova. El domingo, en el suplemento de Clarin, Castaña explicó por qué rechazó la escena: "No la quise hacer porque la letra y la situación eran muy insolentes. Ella hace el papel de una abuelita enferma. Y yo tenía que seducirla para quedarme a dormir en la casa. Yo no hago esas cosas. Conmigo podés contar para hacer cualquier porquería. Pero no una hijaputez. Es una cuestión de códigos y de cómo soy yo. Si querés, te la beso, te la amasijo y te la parto en cuatro.
Pero no podía hacer lo que me pedían, que era que fuera a seducir a una abuela enferma, que se estaba por morir. No me dio. Y no me negué a hacer la escena, pero pedí que me cambiaran la letra. Pero parece que Graciela se enojó. Igual, no es mi palo, la telenovela. Así que no me rompan las pelotas".


Ayer, Pal le explicó a Clarín su punto de vista: "Yo ya le resté im- portancia. En su momento me molestó porque eran escenas muy lindas, muy bien escritas, que a mi personaje lo ayudaban muchísimo. Como reflexión, diría que Cachito no piense que él es Sbaraglia ni yo soy la China". La referencia es a la película Besos en la frente, que cuenta la relación amorosa entre un veinteañero (Leo Sbaraglia) y una septuagenaria (China Zorrilla). Sigue Pal: "A raíz de todo esto recibí llamados afectuosos y adhesiones como si se tratara de una guerra: me sentí muy querida por el público y mis amigos. La conclusión es que me hubiera encantado laburar con ese hombre, pero le quiero restar importancia a este episodio. Quiero dejar las cosas bien porque la novela es un éxito y estamos a full, laburando entre actores maravillosos, en un elenco en el que nos amamos, con directores que son una joya de verdad. Se trabaja muy a gusto.

Quique (Estevanez, el productor) se la jugó y le salió bien. Y la verdad es que lo que pasó me dolió más por Rosa que por mí: para su historia, el romance hubiera sido muy enriquecedor".

Pal contó que jamás en su larga carrera había vivido algo parecido: "No, nunca me había pasado algo así, pero tampoco nunca fui sesentona. Igual, Rosa no es una abuelita que se está por morir, es una mina con polenta, que tiene problemas de salud, pero labura y cría a su nieto. Cachito, al no ser del palo, como dijo él mismo, no entendió que la ficción no tiene que ver con la vida. Todavía no me lo crucé, pero cuando me lo cruce le voy a decir lo que puse en Facebook: Cachito, la dejaste sin historia a Rosa. Igual, Rosa y yo te seguimos queriendo y admirando".

El futuro de Rosa
"Va a seguir laburando como una perra, como cocinera, criando a su nieto (Nicolás Riera). Seguirá su vida, pero sin amor".
Fuente: Clarin.