22 abr. 2012

Jorge Rial y la Niña Loly pasean por Venecia, juntos...


Tuvo que tomar de su propia medicina el viernes pasado cuando, ante la presencia de paparazzi en el Aeropuerto de Ezeiza, no le quedó más remedio que llegar solo para embarcar en un vuelo que –ya se sabía– abordaría bien acompañado. “Muchachos, ¿a qué vinieron?”, deslizó Jorge Rial al fotógrafo de Ciudad.com. Pero esta vez el cazador fue cazado: veinte minutos antes, había llegado la Niña Loly, para embarcar el mismo vuelo junto a él. ¿Destino?: primero, Roma, luego, la romántica Venecia. Llegaron separados pero se sentaron juntos. Así lo confirmó a PERFIL otro famoso que viajó en ese mismo avión y los vio compartiendo la misma plaza en primera clase del vuelo AZ 681 de Alitalia. Seguramente, durante las 12 horas de vuelo hacia el Viejo Continente, el conductor tuvo tiempo de relajarse, no sin antes pensar cuál sería la próxima pieza a mover en este partido de ajedrez donde él mismo es protagonista.

Durante la tarde de ayer, Rial y Loly salieron a hacer compras y pasearon por la Plaza San Marcos, uno de los destinos turísticos obligados de Venecia. “Todo el recorrido lo hicieron con un fotógrafo personal que el periodista se encargó de llevar para este viaje”, detallaron a PERFIL.

Hace seis meses que Rial está separado de Silvia D’Auro, quien fuera su mujer por 21 años. Según pudo saber PERFIL, el conductor se encuentra hace dos meses viviendo una relación amorosa con esta joven de 24 años a quien, tal cual Rial mismo dijo, él se encargó de inventar como personaje mediático.

Leé la nota completa!


Hace unas semanas, en un semanario, le preguntaban a Loly qué espera ella de un novio. Además de ser elegante y tener mucho sentido del humor, esta niña pedía que fuera respetuoso y caballero. Sin dudas, Rial sabe cómo comportarse y desde que se supo de este viaje no ha dicho nada acerca de esta relación que ya es un hecho. Por eso, luego de hacer trasbordo en Roma, subió una foto de Venecia. Obviamente, lo que se ve es sólo uno de los bucólicos canales de esa magnífica ciudad.

Luego de intentar salvar la relación, Rial y D’Auro se separaron en octubre del año pasado. “Hicimos todo lo posible para salvar la pareja: terapia viajes, charlar, putearnos, gritarnos, reconciliarnos”, confesó Rial, quien a fin del año pasado tuvo que abandonar, según él mismo confesó, la conducción de Gran Hermano –que tampoco logró el rating esperado por Telefe– debido a la crisis de pareja que estaba viviendo.

A comienzos de 2012, el conductor de Intrusos dejó la casa que compartía con D’Auro en Tigre y se fue a vivir solo a un departamento de Belgrano. Se refugió en sus hijas, Rocío y Morena. “Ellas hoy son su sostén y además aprobaron la nueva relación del padre”, contó a PERFIL alguien del entorno.

Mi primicia. Rial y Loly habrían empezado a verse a comienzos de este año. Hace unos meses, llegó un momento en que empezó él mismo a mover las piezas informativas dando algunos detalles de su separación y luego de algunas notas eligió su revista, Paparazzi, para responder preguntas incómodas.

“¿Qué te parece como mujer?”, le preguntaron en relación con Loly. “Es una chica muy linda, claro. Y no creo que una chica como ella me dé bola”, respondió Rial en la edición del 13 de abril (para ese entonces, ya estaban juntos). En otra nota, le preguntaron: “¿Te veremos con una chica de 20?”, a lo que él respondió: “Si me da bola, sí. Ojo que hablamos de bola de verdad: para polvos no. Una mina de verdad”.

Pareciera estar todo organizado en el universo Rial. Por eso, hubo una jugada más: un semanario de la misma editorial que Paparazzi, sólo una semana antes de la nota que él le diera a su revista, publicó una entrevista de cuatro páginas a Loly, algo poco usual para un personaje que si Tinelli no incluye en el “Bailando” 2012 pasaría al olvido porque hace ya un año que no tiene pantalla. Ella hizo bien los deberes: posó recostada en un sillón blanco al lado de su fina caniche negra. Se descarta que esta “nueva pareja” será la próxima tapa de la revista de esta semana. De hecho, que el periodista se haya encargado de viajar a Italia con un fotógrafo da la pauta para que él pueda elegir hasta dónde mostrar y cuáles son las postales que más le gustan para contar esta historia de amor “intrusa”.

Gentileza de Perfil.