22 jul. 2012

Rial fue al velatorio del padre de Loly con sus hijas


El conductor, sus hijas y Niña Loly llegaron ayer por la tarde en auto a Córdoba. Hoy, él regresa a Buenos Aires y ella se queda con su familia.

“Ella se bancó todo lo de mi divorcio. Ahora yo estoy apoyándola a ella, es lo que tengo que hacer (…) Ella con sus 24 años me bancó con una madurez terrible y yo a mis 50 le estoy aportando experiencia en un tema que viví y conozco”.

Así se refería Jorge Rial en una nota dada a su propia revista cuando aún la peor noticia no había sucedido. Y ayer, el conductor transformó sus palabras con respecto a su novia Mariana Antoniale, en actos. “Me tocó darle la noticia”, dijo acongojado ayer en la puerta de la casa velatoria, en Córdoba.

Es que apenas se enteró del fallecimiento de Luis Antoniale, padre de la modelo, el presentador adelantó la vuelta de unas vacaciones que estaban planificadas por diez días para que Mariana pueda estar con su familia. La pareja, junto con las hijas de Rial, Morena y Rocío, llegaron a Ezeiza desde Aruba ayer a las 6:50, pasaron por el departamento de Rial, ubicado en Pampa y Figueroa Alcorta, e inmediatamente, salieron en la camioneta de Loly con destino a Córdoba. Lo hicieron por ese medio porque ella quiso hacerlo así.

Continúa...


Una vez allí, hicieron el check in en el Hotel Sheraton para luego pasar por la casa de sepelios Boulevar Nuevo Córdoba. Al mismo tiempo, Rial se puso en contacto con Candelaria de la Sota, hija del gobernador de la provincia, quien le facilitó los trámites y estuvo pendiente de la salud de Luis Antoniale en todo el último tramo de su vida. Incluso, durante las tarde de ayer, se armó un operativo para preservar a Loly y a su familia; y fue Rial y un tío materno, quienes se ocuparon de hablar con la prensa para que ella, que estaba destruída, no se viera expuesta. Sin embargo, su hermano mayor, Sebastián, no pudo contener la angustia y protagonizó un altercado con un fotógrafo.

Pero no sólo el conductor se preocupó por el bienestar de la ex Niña Loly; sus hijas, Moreno y Rocío, no quisieron estar ausentes en el duro momento que atraviesa la modelo. “Las nenas se llevan muy bien con Loly y con su familia; son muy compinches, y ayer la acompañaron a las primas de Loly a comprar algunas gaseosas para llevar a la casa de sepelios”, comentaron a este diario.

Dolor. Hacía tiempo que Luis Antoniale le daba batalla al cáncer y en el último mes su cuadro había empeorado demasiado poniendo en alerta a toda la familia En ese marco, el viaje a una de las islas de las Antillas Menores había sido pensado como una manera para que Loly se despejara por unos días y no pensara en el estado de salud de su padre que se había transformado en una preocupación extrema para todos. De hecho los primeros días el objetivo pareció haberse cumplido. Incluso, desde su revista y con fotos tomadas por Morena, el conductor se animaba a hablar de la posibilidad de buscar un hijo varón en el paraíso caribeño en que ambos creían vivir un sueño hecho realidad. Este viaje había sido un paso más en el afianzamiento de su relación con las hijas de Rial. Incluso se daba en medio de una tregua que se produjo naturalmente entre el conductor y su ex, Silvia D’Auro.

Sin embargo, el viernes 20, Rial le dio la peor noticia a Mariana: su papá, Luis, acababa de fallecer en la Clínica Junín, de la capital de Córdoba. Allí había sido trasladado desde el hospital el viernes 13 tras el empeoramiento de su salud cuando las esperanzas ya eran pocas.

En las imágenes que publicó Caras se ve a la modelo llorando abrazada a Rial luego de enterarse de ese traslado. No obstante, en ese momento su madre, Matilde Beatriz Bravo, insistió para que se quede en Aruba esperando lo imposible, un mejoramiento. Pero finalmente falleció. Y fue desde allí cuando el viernes a las 20.30 lo trasladaron a la funeraria Boulevar Nuevo Córdoba. Durante la noche de ayer, el cuerpo fue velado y se espera que hoy a las 11 de la mañana lo cremen; las cenizas serán dejadas en el cementerio Parque Catedral.

Luego de eso, Rial voló a Buenos Aires para seguir adelante con sus programas. Loly se quedará una semana con su familia para ocuparse de los demás trámites.